Desconocido la manoseó en un avión, y la aerolínea la culpó a ella por como iba vestida

Es normal tenerle miedo a volar. Después de todo, es algo bastante extraño: estamos a varios miles de metros de altura, en una mole de 5 toneladas, que depende totalmente de dos seres humanos; y cuyas turbinas podrían fallar en cualquier momento.

Pero, ¿qué pasa cuando el verdadero peligro está dentro del avión? Parece igual de terrible, ¿no es cierto? Estamos volando a miles de metros en esa estructura gigante. Encerrados con una amenaza.

Probablemente así fue como se sintió Chelsea Schiffel, una joven que viajaba con su familia desde Los Ángeles, Estados Unidos, hasta Sydney, Australia. Tenía apenas 15 años, cuando ella y su familia tomaron el vuelo de la línea United Airlines. Ese día, vivió una experiencia horrible en el que debería ser un viaje largo, y un poco tedioso, pero con un destino prometedor.

Chelsea iba sentada junto a su madre en el avión, quien se paró en un par de ocasiones, y se movió hasta el fondo para hablar con un familiar. En ese momento, un hombre desconocido le tocó los s3n0s.

Y no fue solo una, sino las dos veces en las que la madre se ausentó.

A pesar de sentir el miedo de ser agredida, Chelsea le contó a su madre, quien fue, indignada a hablar con los miembros del personal. El objetivo era muy simple: solo querían que las cambiaran de asientos para alejarlas del degenerado. Éstos les fueron negados, y ambas fueron obligadas a volver a sentarse donde estaban.

En un reclamo posterior, la aerolínea negó las acusaciones, e insinuó que la muchacha era la culpable, pues la manera en la que iba vestida era “demasiado provocativa”. Peor aún, la empresa de vuelos aseguró que todas las personas que habían visto a Chelsea ese día en el avión, condenaban la manera en la que ella iba vestida.

Pero la muchacha, lúcida desde el principio, alegó que lo que lleva puesto una mujer no es ningún motivo para justificar el abuso. Ella y su familia han intentado emprender acciones legales contra la empresa, pero para estos casos, se exigen una cantidad de pruebas que llegan a ser ridículas, si se considera que se necesitan apenas algunos segundos para llevar a cabo un ataque sexual.

Al menos, ayudémosla a que se sepa su historia, y condenemos los actos de esta naturaleza. y tu que harias en estando en esta posicion?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *